HISTORIA

Año de 1972 un predicador norteamericano de nombre Jim Gage concibe la feliz idea de fundar un colegio cuya orientación y enseñanza marcara una ruptura real con el tipo de educación que se venía impartiendo en Villavicencio, la nueva institución debería ser bilingüe y pedagógicamente apoyada en el enfoque de la escuela nueva la cual defendía en contacto a los alumnos con la naturaleza, mantenía que estos desde desempeños activos fueran artífices de la construcción de su propio conocimiento.

Jim Gage sabía que era un sueño, un proyecto quijotesco porque no tenía un centavo para iniciar el proyecto y además quería cambiar la mentalidad  de los alumnos, superar ciertas tradiciones y costumbres muy latinas y colombianas; cambiar el pensamiento metafísico y soñador matizado por la malicia indígena y por un idealismo religioso legado por la ideología medieval hispánica, por una concepción de mundo más pragmática y  realista de corte anglosajón, una concepción Jafética del mundo en donde se superara el hablar y  teorizar, el derroche de la acción argumentativa y el quedarse en el discurso. La nueva concepción rescataría la acción, la mente analítica, impulsaría procesos de razonamiento y el hacer sin descuidar el bilingüismo como uno de los pilares del nuevo proyecto educativo.

Ya se habría camino la concepción de un mundo planetarizado, en donde se habla inglés y en lugar de importar soluciones invita a pensar la realidad y transformarla. Como no había dinero, el coronel Acosta de la base de Apiay, facilitó las instalaciones y allí surge otra dificultad no tenía profesores, dos personas actúan como mecenas Guillermo Sánchez y Alfonso Acevedo vinculados a la clínica Villavicencio y alumnos de Jim Gage de inglés y Juan Pablo Sánchez hijo.

Algunos padres de familia escucharon el concepto y se reúnen en la capilla del Caudal con  moradores del barrio a quienes se les presento el proyecto, Allí se habló de los fundamentos educativos que asumiría el nuevo colegio sin inclinaciones políticas. Se inicia la búsqueda de docentes con un perfil definido de acuerdo a los objetivos fijados, profesores que saben lo que enseñan que desean aprender y que buscan unos alumnos a quien enseñar. Se acuerda que los mejores profesores deben estar en los primeros grados, se estudian todas las áreas establecidas por el ministerio de educación pero se tiene como fin el desarrollo de la mente.

El proyecto se inicia con 87 estudiantes distribuidos entre pre-escolar y primaria, kínder desde los 5 años con una imagen materna en donde la docente asumía roles de mamá, los profesores se movían de aula en aula, para preescolar se exigió que fueran normalistas y de segundo en adelante licenciados. La filosofía del colegio requería que fuera una institución fraternal, afectuosa y con mucho calor humano, los padres de familia se sentían como en casa. El primer rector fue el profesor Decio Barco licenciado en idiomas con énfasis en inglés. Los docentes debían desaprender para aprender la nueva propuesta.

El  proyecto educativo tuvo eco en altos estratos de la sociedad de Villavicencio no era nuestra intención inicial que respondiera a las necesidades educativas de los altos estratos de la población, pero fue en ellos que hubo respuesta positiva a la iniciativa, llegaron hijos de senadores, políticos, profesionales, ganaderos, empresarios y comerciantes. La idea no era formar un club social de la educación pero la sociedad es selectiva, algo que me afectaría años después cuando intente infructuosamente que mi hija ingresara al Neil Armstrong.

Iniciamos con un currículo flexible, nunca me ha gustado la rigidez, combatimos la enseñanza mecánica, irreflexiva, dogmática y alejada de toda comprensión estaba de moda ese conocimiento basado en recitar, recitar y recitar contenidos. Establecí contacto con un colegio vanguardista en métodos de estudio en Maryland Estados Unidos, me pareció novedoso y lo articulé a mis ideas sobre educación. Fuimos de los primeros colegios en tener un computador. La señora Patricia Urdaneta sabia de computadores, hablaba bien ingles venia de los Estados Unidos y tenía un pensamiento analítico, se vinculó a nuestro proyecto educativo, no fue fácilmente aceptada pese a su perfil pero terminó enseñando informática.

En el colegio no existían textos de apoyo para desarrollar el currículo, por tanto los docentes preparaban sus propios materiales en lo cual se destacó la profesora Miriam Riaño, no había biblioteca para hacer consultas ni laboratorio para experimentos de química, En la base de Apiay, no se pagaba un canon de arrendamiento; en compensación se establecieron 30 becas perpetuas para hijos de oficiales y suboficiales de la base

Después de un año los padres de los estudiantes fundadores vieron la necesidad de apoyar más directamente el proyecto se asociaron primero como INDES y luego como CELLANO,  con sus aportes se convirtieron en copropietarios  del colegio.

Su dedicación, esfuerzo, constancia, persistencia, pero sobre todo ese sentido de pertenencia característico de los primeros fundadores posibilito el proceso de desarrollo institucional que hoy caracteriza al NAS, luego de funcionar en arriendo en la Base Aérea  y en el Club de Tenis, consiguieron sede propia (Km 9 vía Restrepo) e hicieron del Neil Armstrong el colegio más importante y prestigioso de la región.

Debido a la violencia sistemática que afectaba a Colombia, el NAS se vio envuelto en la terrible situación que maltrato al país, por lo tanto se vio obligado a salir de su propia sede y arrendar temporalmente las instalaciones de la Universidad Antonio Nariño de Villavicencio, en consecuencia se decide  para beneficio del colegio y la comunidad  trasladar definitivamente el colegio a Villavicencio. Se prestaron los servicios educativos en la sede temporal hasta mitad del Año 2004 mientras se construía la sede nueva en el Buque. A partir del segundo semestre del 2004 el N.A.S empezó a funcionar en su propia sede una vez más, Contando así con  instalaciones educativas confortables, funcionales y apropiadas para la construcción de conocimientos.

 

Hace ya más de treinta años un grupo de amigos y padres de familias interesados en no pagar para que educaran a sus hijos sino en invertir con el fin de brindarles la mejor educación, decidieron crear CELLANO, Corporación Educativa del Llano, cuyo motivo principal sería dedicarse a la promoción, desarrollo y perfeccionamiento de la educación con base en la moral cristiana, los principios democráticos, el respeto y la exaltación de los valores humanos.  Desde allí y desde entonces se han canalizado esfuerzos y direccionado los sueños que a través de estos más de seis lustros han hecho realidad la historia de nuestro NEIL ARMSTRONG SCHOOL.

 

Empezó a funcionar en 1979 en la Base Aérea de Apiay; al año, y por problemas de distancia, debió trasladarse a una sede en arriendo ubicada en Vanguardia, para después de nueve años ocupar su sede propia ubicada en el kilómetro 14 vía Restrepo, y a partir del año 2004 ubicados en la ciudad de Villavicencio donde continúa funcionando y proyectando nuevos y más modernos sueños, como el desarrollo de un plan maestro de infraestructura física que atienda las exigencias y requerimientos propios de la nueva sociedad del conocimiento.
Así mismo y fieles a los principios trazados, ha encauzado todos sus esfuerzos para mantenerse como uno de los mejores de la región y del país, meta que ha logrado si tenemos en cuenta que sus veintiocho promociones de bachilleres, con un total de 402 egresados, han obtenido siempre excelentes resultados en las pruebas de estado, varias distinciones “Andrés Bello” en la modalidad Municipal y Departamental, hoy en día nos encontramos en nivel muy superior superando a muchas instituciones de nuestra región, nuestros bachilleres han tenido acceso a las más prestigiosas universidades del país (la mayoría en la carrera de su elección), por lo que se cuenta con un gran número de exitosos profesionales en diferentes áreas que jalonan el desarrollo del meta y de los llanos en todas las instancias, políticas, económicas, culturales etc. Otros tantos egresados cursan aun sus estudios con excelentes logros tanto en Colombia como en el exterior.

Como si sus fundadores visionaran desde aquellos tiempos que el mundo abriría sus fronteras y entraría en la era de la globalización, no escatimaron esfuerzo alguno, como tampoco lo han dejado de hacer sus sucesores, para que en su colegio se promueva y potencie el manejo de una segunda lengua, lo que ha significado contar siempre con una alta intensidad en el área de inglés y hoy estemos empeñados en seguir fortaleciendo nuestro proyecto Bilingüe que cuenta con directrices y metas bien claras a corto, mediano y largo plazo, y una metodología centrada en la enseñanza para la comprensión. EPC.

Ya desde el punto de vista general contamos en el Neil Armstrong School con un Proceso Académico -Pedagógico – Formativo Integral fortalecido, en el tenemos clara la tarea de desarrollar Competencias y procesos de pensamiento en tanto es el pensar quien capta, ubica y delimita críticamente los problemas, nuestro modelo pedagógico potencia el desarrollo de las inteligencias múltiples  como factor fundamental de la formación integral

Convencidos finalmente, que la mejor educación es aquella en la que se propicia y favorecen los distintos ritmos de aprendizaje y se atiende directamente las particularidades de la persona, contamos con una infraestructura administrativa que sólo admite grupos promedios de 20 a 25 estudiantes por grado, lo cual permite una evaluación y seguimiento permanente de los procesos, garantizando de esta manera los altos índices de  calidad de nuestro servicio educativo.  Estamos comprometidos con el progreso, desarrollo y mejoramiento de nuestra región desde la educación, además es motivo de orgullo de padres de familia, docentes y estudiantes pertenecer a la gran Familia Neilista. En éste propósito continuaremos haciendo los más exigentes esfuerzos para magnificarla y adaptarla a las más altas y modernas exigencias y lograr así heredarle a nuestras futuras generaciones y a ésta pujante región una institución educativa fortalecida y capaz de continuar dando los mejores frutos.